Atención por alcohol y drogas aumentó en un 200% con relación al 2008

Nota de Prensa

25 de junio de 2009 - 12:00 a. m.

En un 200 por ciento se incrementaron las atenciones por alcoholismo y drogadicción en el módulo de atención integral en adicciones del Centro de Salud Conde de la Vega Baja del Ministerio de Salud (Minsa), donde en sólo 10 meses de funcionamiento las consultas superan las 700. Durante el 2008 allí se realizaron 186 atenciones, mientras que en este año ya superan las 500.

El psicólogo Carlos Reyes Perea, encargado del módulo, detalló que se estima tener en nuestro país un millón y medio de personas que viven dependientes del alcohol y que afectan con su adicción a sus familiares.

Detalló que en la mayoría de los casos, los pacientes con problemas de alcohol y drogas que acuden al módulo son llevados por sus hijos o parejas. Según el especialista, esto es normal ya que las personas inmersas en la adicción se resisten a aceptar su enfermedad.

Reyes Perea refirió que la atención que se brinda en dicho centro de salud es completa, ya que los familiares directos también reciben orientación psicológica para poder superar el problema que representa tener un pariente con alguna adicción.

“El propósito de este módulo es realizar actividades de promoción de estilos de vida saludables, sin ingesta de licor, y detección temprana de casos, además de brindar tratamiento a quienes lo requieran”, manifestó.

Desde su inauguración, otro gran porcentaje de personas que acuden a este centro de salud piden orientación para conocer el nivel del consumo de su familiar o conocido, a fin de confirmar si es necesario un tratamiento especializado. Además, durante el presente año se han realizado ocho talleres de prevención dirigidos a adolescentes de diversos colegios, beneficiando aproximadamente a 300 personas.

Este módulo en el Cercado de Lima se inauguró como parte de la Campaña Nacional Contra el Uso Nocivo de Alcohol, denominada “Amor y Control”, que desarrolla el Minsa.