Rinitis alérgica afecta alrededor del 30% de la población

Nota de Prensa

5 de julio de 2009 - 12:00 a. m.

La rinitis alérgica, enfermedad que produce congestión nasal, secreción, estornudos y picazón, afecta alrededor del 30 por ciento de la población peruana y se estima que estos casos van en aumento a nivel mundial, advirtió Fernando Salazar Reyna, otorrinolaringólogo del Hospital Nacional San Bartolomé.

El especialista señaló que en Lima, los alergenos más frecuentes que desencadenan la rinitis son los ácaros y las esporas de hongos medio ambientales, que proliferan en el ambiente húmedo, ante lo cual recomendó un control periódico de los pacientes.

“La rinitis alérgica es una enfermedad que si se trata adecuadamente, se controla en un 100%, ofreciéndole al paciente una mejor calidad de vida. Por esta razón se recomienda acudir al especialista para el diagnóstico correcto y supervisión del tratamiento”, aseveró el experto.

Salazar Reyna sostuvo que la rinitis alérgica, es más frecuente en niños desde los 5 meses de edad hasta la adolescencia, pero puede afectar a todas las edades. Y a diferencia de un resfrío, presenta malestares por más de una semana, sin cuadros febriles.

Detalló que esta alergia no es adquirida, sino que tiene un componente hereditario, razón por la cual no tiene cura y requiere de un tratamiento específico, dependiendo si los síntomas son intermitentes o persistentes. En ambos casos, se debe mantener un control médico por varios meses para evitar que el cuadro se complique, pues la congestión nasal (obstrucción de la nariz) puede provocar otitis media, sinusitis, o faringitis crónica.

En el caso de niños pequeños la respiración bucal por congestión nasal podría provocar alteraciones en la estructura de la cara durante el crecimiento, caries dental, dificultad para dormir y déficit de atención o memoria (problemas en la escuela).

El especialista consideró que el mejor momento para llevar a los niños al médico es cuando las molestias producen una alteración en la vida diaria del paciente, como limitación para estudiar, divertirse, descansar, etc.