Bebés bien nutridos tienen menos probabilidades de padecer alguna enfermedad a lo largo de su vida

Nota de Prensa

12 de julio de 2009 - 12:00 a. m.

La infecciones respiratorias aguas (IRA)s y la enfermedades diarreicas agudas (EDA)s, enfermedades recurrentes durante la infancia, podrían evitarse si la familia acude a los Controles de Crecimiento y Desarrollo del Niño Sano que ofrecen gratuitamente todos los establecimientos de salud del Ministerio de Salud (Minsa), aseguró la representante del equipo técnico de la Dirección General de Promoción de la Salud, María Elena Flores.

“Todos los Hospitales, Centros y Puestos de Salud del Minsa brindan el servicio gratuito de Control de Crecimiento y Desarrollo de Niño Sano, donde se evalúa la talla y peso ascendente de las niñas y niños durante los primeros cinco años de años de vida, y con mayor intensidad durante los primeros 24 meses, para verificar una adecuada nutrición, así prevenimos que éste no padezca de enfermedades recurrentes, como las IRAs y EDAs”, reveló.

En ese camino se asegura además un óptimo desarrollo cerebral, indicó la nutricionista. “Es fundamental que la madre acuda a este servicio donde especialistas vigilan la talla y peso del bebé. Recordemos, que éste es el único mecanismo que sirve para verificar su desarrollo cerebral, que en los tres primeros años de vida alcanza el 80% de su maduración”, enfatizó.

La especialista informó que un recién nacido que cumplió los 9 meses de formación en el vientre de la madre, alcanza los 50 centímetros y pesa un promedio de 3 a 3.5 kilos, y cumplido el primer año de vida, debe crecer 24 centímetros y triplicar su peso.

“Los padres, madres o cuidadores deben acudir con sus hijas e hijos a todos sus controles, el primer control es a los siete días de nacido, y las demás fechas serán indicadas por el personal de salud”, citó.

Las gestantes en este servicio se benefician además con todo un paquete de atención integral al infante, aseveró Flores.

“Adicionalmente, la madre accede a una orientación y consejería sobre la estimulación temprana, como la lactancia materna (exclusiva hasta los 6 meses), y la posterior alimentación complementaria a la leche materna, así como la orientación para propiciar un adecuado desarrollo psicomotriz de la función motora y fina de los infantes”, expresó.

Asimismo, es importante que todas las gestantes acudan a sus controles pre natales para que los bebés nazcan saludables, citó la experta, estrategia que se complementa con el Control de Crecimiento y Desarrollo del Niño Sano.

Finalmente, la funcionaria dio a conocer que se ha evidenciado una baja en la cobertura por este servicio, ya que las madres, padres, o tutores abandonan los controles porque no reconocen su importancia. “Los padres tienen la gran responsabilidad del cuidado infantil de sus hijos, por lo tanto, deben preocuparse por su bienestar continuando con este chequeo médico integral”, acotó.