Piscinas desarmables pueden ser potenciales criaderos del zancudo transmisor del dengue

Nota de Prensa
Para evitar la presencia del vector transmisor es recomendable que se cambie el agua de las piscinas cada vez que son utilizadas por los niños

Fotos: Minsa

9 de marzo de 2020 - 11:38 a. m.

Una alerta para la población en este verano. Las piscinas desarmables pueden ser potenciales criaderos del zancudo Aedes aegypti, transmisor del dengue, en caso que se dejen dos o más días sin desarmar, especialmente en las zonas donde se incrementa la temperatura, advirtieron especialistas del Ministerio de Salud (Minsa).

La directora de la Dirección de Prevención y Control de Enfermedades Metaxénicas del Minsa, Karim Pardo, afirmó que para evitar la presencia del vector transmisor del dengue es recomendable que se cambie el agua de las piscinas cada vez que son utilizadas por los niños y adultos, ya que de no hacerlo podrían convertirse en foco para la proliferación del dengue.

Ante la presencia de casos de dengue en la zona norte de Lima, se deben tomar todas las precauciones. “La población arma piscinas en sus hogares y parques, por ello, es necesario que cambien el agua de estas cada 72 horas como máximo. De ese modo, estaremos evitando la presencia del zancudo transmisor de esta enfermedad”, exhortó la doctora Pardo.

En caso de las piscinas de concreto o de fibra de vidrió, recomendó que estas deben contar con sistema de recirculación diaria y el agua debe cambiarse cada semana, ya que el cloro no mata las larvas del zancudo.

“Hay que evitar la exposición de agua limpia, sobre todo en las zonas donde está confirmada la presencia de dicho mosquito; por ello, es importante tomar todas las medidas preventivas”, puntualizó.

La especialista señaló que no se deben descuidar las medidas de prevención contra este mal que ha causado la muerte en tres regiones del país. “Recomendamos a los padres de familia tener mucho cuidado, ya que el almacenamiento de agua demasiado tiempo ayuda a la transmisión del dengue”, indicó.

Además, destacó la importancia de contar con depósitos de agua siempre lavados, cepillados y tapados adecuadamente para evitar su reproducción. Asimismo, las llantas, botellas y otros inservibles no deben estar expuestos al aire libre, sino deben estar protegidos porque también son focos principales para su proliferación.

Añadió que es importante que las personas vayan a los establecimientos de salud si presentan síntomas como dolor de cabeza, fiebre alta, dolores articulares, dolor ocular y en algunos casos nauseas, los cuales pueden ser considerados como probables casos de dengue.

“No deben automedicarse, ni esperar a entrar en la etapa del sangrado de la nariz, boca o encías porque es difícil que el paciente pueda recuperarse de este cuadro, especialmente si se encuentra dentro del grupo de riesgo como son los niños menores de cinco años, los adultos mayores, las gestantes y las personas con diabetes, hipertensión u obesidad mórbida”, instó.