Cusco: Reserva La Verónica, una iniciativa privada también puede crear áreas protegidas.

Nota Informativa
No solo el estado puede crear áreas protegidas, también lo pueden hacer los empren-dedores con visión ecológica y sostenible.

28 de febrero de 2020 - 3:06 p. m.

Conservar los bosques y áreas naturales es una necesidad fundamental. Dependiendo de su extensión, la conservación se puede volver complicada y costosa para ser velada solo por el estado.

¿Qué es un Área de conservación privada?

Gracias a la ley N°26834 en 1997 se sumaron las ACP (Áreas de Conservación Privadas) a las áreas protegidas administradas por el estado. Estas permiten a propietarios ejercer, de manera controlada, actividades económicas como el turismo o la extracción de recursos. Sin embargo, demandan un compromiso por mantener un balance entre lo económico y lo ecológico. Además, estos puntos deben ser previamente definidos en su inscripción ante el SERNANP para tener un mayor control y una proyección clara de lo que se va a hacer.

Gracias a que las áreas privadas son más reducidas que las que están a cargo del estado, son mucho más fáciles de monitorear y proteger. Actualmente existen 144 áreas de conservación privadas. Desde el 2001, en las que se aprobaron las primeras ACP, han mantenido un crecimiento constante, logrando superar en número a las Áreas Protegidas nacionales y regionales.

Convirtiendo a turistas en ecoturistas

El Santuario de La Verónica en Cusco, ubicado en un valle en las faldas del nevado que lleva el mismo nombre, es un lugar que protege uno de los pocos bosques que quedan en el Valle Sangrado y a su vez es un albergue turístico. La idea detrás de este proyecto en particular, es crear conciencia en sus visitantes sobre la importancia de proteger y respetar el medio ambiente: convertir a los turistas en ecoturistas. Sin embargo, no es una tarea sencilla puesto que, al ser un área abierta, muchas personas entran sin autorización y causan estragos que deben ser mitigados por los cuidadores.
El financiamiento y monitoreo de estas áreas corre por parte de propietario del predio. Para que esto sea sostenible para todos, las iniciativas privadas por el medio ambiente debe tener un plan y todo plan debe ser sostenible económica y ecológicamente

La conservación tiene sus porqués

Las áreas de conservación privada brindan un apoyo a los esfuerzos del estado de proteger y preservar la biodiversidad ecológica del territorio peruano. Estas son un fuerte aliado para mantener la biodiversidad y conectar los fragmentos de ecosistemas naturales, porque logra preservar la flora y fauna nacional. El trabajo conjunto de capital privado y estatal está mostrando sus logros. Se ha conseguido una disminución en la deforestación de 153mil hectáreas (2018) a 147mil hectáreas (2019) y con ayuda de las ACP se suman más áreas protegidas. Estos casos dejan un precedente de que para explotar recursos no hace falta depredarlos, solamente pensar un poco más allá.