Cómo los exportadores e importadores peruanos han usado la VUCE en el 2019

Nota Informativa
En lo que va del año, la VUCE ha generado el ahorro de cerca de 120 millones de soles para los peruanos. El seguimiento de los trámites más usados permite mejorar la experiencia para los usuarios.

16 de diciembre de 2019 - 6:42 p. m.

Hay 280 procedimientos relacionados al comercio exterior que se pueden realizar en línea. A través de la Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE), los exportadores e importadores tienen a su disposición, en cualquier momento del día, un sistema integrado que les permite gestionar certificados y permisos ante diferentes entidades públicas.

Esta plataforma, que solo requiere de acceso a internet, cuenta con 280 trámites disponibles, que pertenecen a 22 entidades públicas y 21 entidades certificadoras. Solo este año, el uso de la VUCE ha generado un ahorro de más de 120 millones de soles para sus usuarios, quienes dejan de gastar en traslados, impresiones, copias, entre otros.

Entre los procesos más usados por los más de 22 mil usuarios de la VUCE está la obtención del certificado de origen, documento que permite a un importador o exportador acreditar el país donde se origina su mercancía. También se encuentra la emisión del certificado fitosanitario de exportación, la inspección para importación sanitaria, y más.

Cabe resaltar que la VUCE no solo opera con entidades nacionales, sino que también transmite documentos electrónicos a los países de la Alianza del Pacífico. En este escenario, el exportador tiene un ahorro mayor en sus operaciones al no necesitar enviar ciertos documentos físicos a Chile, Colombia o México.

El monitoreo de los trámites realizados por los usuarios es importantes, pues es el principal indicador de las mejoras que pueden plantearse a esta plataforma. De hecho, durante los siguientes meses se desarrollarán nuevos módulos de servicios como parte del Proyecto VUCE 2.0.

Uno de los principales cambios será el rediseño de la plataforma, con una nueva pantalla principal e infraestructura tecnológica fortalecida que agilice su funcionamiento y este más orientada al usuario. Esto incluye priorizar los procesos más usados del componente de mercancías restringidas, origen y portuario.