Vecino de Ate gana la batalla contra la COVID-19 tras 70 días de intensa lucha en el Hospital Emergencia Ate Vitarte

Nota de Prensa
• Enrique es el paciente con mayor tiempo de estadía en nuestro hospital, quien además de esta enfermedad, atravesaba un cuadro de depresión y ansiedad.

15 de octubre de 2020 - 9:01 a. m.

Luego de más de dos meses de batalla contra la Covid-19, Enrique de 59 años, fue dado de alta del Emergencia Ate Vitarte y hoy se reencuentra con su familia, donde deberá recuperarse completamente hasta retomar sus actividades.

En ese sentido, el Dr. José Bedriñana, médico neumólogo del Hospital Emergencia Ate Vitarte, manifestó que el paciente ingresó a este nosocomio el pasado 16 de julio, presentando tos seca, fiebre y dificultad respiratoria por más de 7 días, además de un cuadro de neumonía por Covid-19.

“El paciente fue diagnosticado con un cuadro de platipnea ortodesoxia, esto quiere decir que cada vez que el paciente se levanta, su saturación empieza a disminuir, a diferencia de cuando está en reposo, donde su saturación se mantiene estable. Pero felizmente, gracias a una atención oportuna de este equipo multidisciplinario y las técnicas de terapia cardiorrespiratoria que se practicaron, se vio una notable mejoría y se le brindó el alta médica”, agregó el especialista.

Por su parte, la Lic. Vanessa Cabeza, Fisioterapeuta Cardiorrespiratoria de este centro hospitalario, indicó que el paciente presentó una serie de alteraciones durante su estancia hospitalaria, a causa del tratamiento prolongado y sus características físicas, por lo que fue diagnosticado con insuficiencia respiratoria crónica e hipoxia distal.

“A consecuencia de esta enfermedad, nuestros pacientes salen con un déficit motor y físico por el tiempo que permanecen aquí. Por ello, empezamos a integrarlo con otros pacientes y realizamos un programa denominado ‘abordaje grupal’, donde el paciente participa en actividades grupales. Esto permite que el paciente se recupere más rápido y con un mejor ánimo”, indicó la Lic. Cabeza.

Finalmente, Enrique fue dado de alta el pasado 26 de setiembre y antes de partir a su vivienda ubicada en el distrito de Ate, donde deberá continuar su recuperación hasta que pueda retomar sus actividades, mostró su profundo agradecimiento a todos los colaboradores de este nosocomio que estuvieron velando por su salud.

“Estoy muy agradecido con Dios y todos los médicos y enfermeros por ese trabajo constante de cuidarnos y darnos fuerzas para no rendirnos. Solo quiero decirles a las personas que se cuiden porque si no toman las precauciones necesarias, esta enfermedad puede causarles la muerte”, señaló el valiente paciente.