En 1988, el Perú realizó su primera expedición a la Antártida y en 1989 construyó la Estación Científica Antártica "Machu Picchu" (ECAMP), situada en la Isla Rey Jorge, en la Antártida. La 27ª expedición del Perú a la Antártida se llevó a cabo este año con la ayuda del Buque de la Armada Peruana (BAP) "Carrasco". La expedición examinó los efectos del cambio climático en la Antártida y sus conclusiones consolidan aún más el carácter consultivo del Perú en el Tratado Antártico.
Descubre más 

Asimismo, nos es muy grato compartir los siguientes enlaces, en donde podrá encontrar información sobre el quehacer peruano en la Antártida:
Facebook
Twitter
Instagram

61° Aniversario de la firma del Tratado Antártico.

El 1 de diciembre de 2020, se conmemoró el 61 aniversario de la firma del Tratado Antártico, instrumento normativo que regula la actividad humana al sur del paralelo 60ºS del planeta, priorizando el desarrollo de la actividad científica.

Desde su entrada en vigor, el Tratado Antártico ha sabido adaptarse a los nuevos retos que se le presentaron, conocido ahora como Sistema del Tratado Antártico, por la adopción de nuevos instrumentos normativos/convenciones, como la “Convención para la Conservación de las Focas Antárticas” (1972) y la “Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos” (1980). En 1991, se firmó el Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente, instrumento ambiental que nace para fortalecer el Sistema del Tratado Antártico, el cual designa a la Antártida como una “reserva natural dedicada a la paz y ciencia”, y cuyos 05 anexos en vigor buscan incrementar la protección del medio ambiente antártico.

El Perú adhirió al Tratado Antártico en 1981, y se constituyó como Parte Consultiva del mismo desde 1989. Desde su suscripción, el Perú reafirma su compromiso con los principios y objetivos del Tratado Antártico y su Sistema, desarrollando actividad científica en este continente, implementando gradualmente las disposiciones medioambientales con fines de preservar dicho valioso ecosistema y actualizando su Política Nacional Antártica para atender los nuevos desafíos que plantean el incremento de la actividad humana en la región antártica, el calentamiento global y la introducción de especies no nativas, entre otros.