El perihelio del Cometa 88P/Howell

Nota de Prensa
En su inexorable danza gravitatoria con el Sol, el Cometa 88P/Howell pasará este sábado 26 de septiembre por su perihelio, es decir, por el punto de su órbita que está más cerca de nuestra estrella.

Mario Zegarra-Valles y Erick Meza - Dirección de Astronomía y Ciencias Espaciales (DIACE)

25 de setiembre de 2020 - 8:41 p. m.

El Cometa 88P/Howell fue descubierto por la actual Dra. Ellen Howell, el 29 de agosto de 1981, utilizando placas fotográficas tomadas con una cámara Schmidt de 0.46 m del Observatorio del Monte Palomar (California, Estados Unidos de América). Como su nombre indica, ha sido el octogésimo octavo cometa periódico en descubrirse. Los cometas periódicos, al igual que los planetas, orbitan el Sol. Las trayectorias de estos cuerpos menores del Sistema Solar, usualmente descritos como “bolas de nieve sucia”, suelen caracterizarse por su gran excentricidad, esto es, por su alejamiento de la forma circular, constituyendo órbitas ovaladas o elípticas propiamente dichas. Una elipse, como se recordará, es la curva que resulta de cortar un cono con un plano, como se muestra en la figura que se adjunta.

En su movimiento alrededor del Sol, siguiendo el dictado de la primera ley de Johannes Kepler (originalmente dada sólo para los planetas), el Cometa 88P/Howell dibuja una elipse. En esta figura, pero no en el centro, sino hacia un lado, en un punto característico dentro de la elipse denominado foco, yace el astro rey, ejerciendo su inagotable poder gravitatorio sobre el pequeño cuerpo celeste. Como puede entenderse, las sucesivas distancias entre el Sol y el cometa cambian continuamente, existiendo una distancia mínima que se da justo este sábado 26 de septiembre: el cometa 88P/Howell estará entonces en su perihelio (peri = cercano; helios = Sol), no muy próximo al Sol, verdaderamente, como acontece con otros cometas, ya que su acercamiento no es tan grande (1.36 unidades astronómicas, lo que lo coloca a una distancia del Sol comparable a la de Marte).

Es oportuno comentar que, bajo estas circunstancias, la rapidez con la que el cometa “vuela” por el espacio interplanetario se hace cada vez mayor, respetando la segunda ley de Kepler (que, una vez más, no solamente los planetas satisfacen). Esta aceleración en el desplazamiento de un astro así usualmente ha hecho creer a muchas personas que los cometas, en el cielo, cuando uno se dispone a observarlos con los ojos (de ser el caso) o con algún instrumento óptico modesto, pasan fugazmente, a tal punto que en pocos segundos o minutos ya no se ven más, porque se fueron, dejando muy atrás a la Tierra... Esto, ciertamente, no es verdad. El mismísimo día del perihelio, por ejemplo, nuestro cometa movilizándose a máxima velocidad tendrá en el firmamento un avance que lo haría recorrer el diámetro aparente de la Luna en aproximadamente 14 horas: un cuerpo celeste así no es pues lo que muchos tienen en mente cuando se imaginan a estos bellos astros navegando entre las constelaciones.

El brillo del Cometa 88P/Howell va a ser muy bajo, imposibilitando su visualización a simple vista. Por esta razón, el Observatorio Astronómico de Moquegua (OAM) ha capturado algunas imágenes de este astro con su principal telescopio de un metro de apertura, para compartirlas con los seguidores de la Agencia Espacial del Perú - CONIDA. Cabe resaltar que el OAM tiene entre sus objetivos la observación y, de ser el caso, la confirmación de un descubrimiento de estos visitantes misteriosos.

¡Invitamos a la comunidad a que estén atentos a nuestros próximos anuncios en los que les informaremos más sobre estas apasionantes tareas astronómicas!

Referencias

https://cometografia.es/088P-2020/

http://cometography.com/pcomets/088p.html

https://ssd.jpl.nasa.gov/sbdb.cgi?orb=1;sstr=88P

https://stellarium.org/es/